Páginas vistas en total

domingo, 15 de abril de 2012

Un blog amigo

Quedando unos 2 meses para que llegue el verano, que verdad es que a todos y a todas nos entran las prisas por querer perder esos kilitos que nos sobran en los pantalones o en la ropa de baño. La opción más socorrida es la de apuntarse a un gimnasio, o practicar algún deporte que siempre nos haya gustado practicar o simplemente caminar al aire libre por todo lo largo y ancho de nuestras ciudades. Algo que debemos tener en cuenta a la hora de realizar cualquier tipo de ejercicio físico, como muchos ya sabreis, es realizar un calentamiento previo para poder evitar lesiones inesperadas y poder preparar nuestros músculos ante dicha actividad física. Pero algo también muy importante va a ser la ropa que utilicemos en ese momento. Debe ser cómoda, transpirable y que nos permita realizar cualquier tipo de movimiento.

Y ahí es donde yo quería llegar. Os presento un blog dedicado a la costura personalizada. Podreis encontrar varios modelos de ropa deportiva que se ajustarán a vuestro gusto en todos los sentidos. Hechos a mano, con telas elásticas, fáciles de lavar y a la última. Son ideales para asistir a clases de spinning, aerobic, steps, pilates e incluso yoga. Si necesitais ayuda no dudeis en contactar con Marta, la artífice de estas prendas y de este blog.

Enhorabuena por esta gran iniciativa Marta y espero que este sea tan sólo el principio del camino que te conduzca a tus sueños.

www.martauve.blogspot.com



sábado, 14 de abril de 2012

Os quisiera pedir disculpas por este buen rato de ausencia que llevo pero desde hace unos meses me encuentro trabajando en uno de los campos de la fisioterapia que más me gustan entre otros, como es la GERIATRÍA. Lo que si me gustaría sería que para poder agradaros aún más, me propusierais algunos temas a tratar, que os puedan aclarar o resolver cualquier duda que tengais y que desconozcais.
Pronto retomaré este blog que comencé con tanta ilusión y que sigue vivo. Un saludo y gracias por vuestra fidelidad.


viernes, 10 de febrero de 2012

UN CAMINO SALUDABLE (II): Lesiones más habituales

    Las lesiones más habituales que se producen durante el Camino de Santiago son:  tendinitis o tirones musculares, tendinitis del tendón de Aquiles y esguinces.

TENDINITIS O TIRONES MUSCULARES.

    Suelen aparecer a causa de una evidente falta de preparación previa, como comenté en la entrada anterior, por haber realizado un calentamiento previo a la ruta incompleto o simplemente haberlo pasado por alto.
    En el caso de tendinitis y para evitar la inflamación aplicaremos frío local, siempre con algún tejido de por medio, nunca sobre la piel ya que podríamos provocar quemaduras. En casos de tirón muscular con rotura deberemos aplicar un vendaje compresivo y en los dos supuestos acudir a un médico o fisioterapeuta lo antes posible.



TENDINITIS DEL TENDÓN DE AQUILES

    Este tipo de tendinitis son las más frecuentes entre los peregrinos y aparecen fundamentalmente por el uso o la elección de un calzado inadecuado. Las más afectadas suelen ser las mujeres por el uso habitual de tacones,  al usar botas planas su tendón de Aquiles no está acostumbrado al estiramiento que sufre por la diferencia de altura. Aquellas mujeres que tengan pensado hacer el Camino de Santiago deben realizar ejercicios de estiramiento del tendón para prevenir esta lesión. Otra de las causas, como he dicho anteriormente, es el uso de un calzado inadecuado, como por ejemplo los que tengan una talonera demasiado blanda, o los que tienen una caña alta demasiado apretada.
    Por lo tanto la principal forma de prevenir esta lesión va a ser eligiendo un calzado adecuado, pero si aún así esta lesión apareciera debemos aplicar frío local, antiinflamatorios  y visitar al fisioterapeuta más cercano.




    Un ejercicio de estiramiento del tendón de Aquiles básico va a ser el mismo que solemos realizar para estirar los gemelos. Frente a una superficie vertical rígida colocamos el pie con la punta mirando hacia arriba (en extensión) e iremos acercando el cuerpo a esta superficie vertical de forma que notaremos cierta tensión sobre el gemelo, estirándose a su vez el tendón de Aquiles.



ESGUINCES

     El esguince que se va a producir más frecuentemente durante la peregrinación va a ser el esguince de tobillo y se produce normalmente en la bajadas, sobre todo si el terreno es irregular.
Debido a un mal apoyo del pie sobre el suelo, el tobillo se tuerce llevando el pie hacia dentro lo que puede provocar desde una elongación o estiramiento hasta microroturas o rotura total de los ligamentos, dependiendo del grado del esguince. El esguince de Grado I (en el que solo se produce una elongación de los ligamentos) nos permitirá continuar nuestro camino, siempre que hayamos tenido un día o dos de reposo, aplicándonos a la vez hielo sobre la zona lesionada. Si por el contrario el esguince es de Grado II (microrotura o rotura total del ligamento) deberemos abandonar el camino.

    Podemos prevenir la aparición de esta lesión utilizando unas botas que tengan una buena sujeción del tobillo y también llevando en nuestra mochila el menor peso posible, ya que este exceso de peso que debemos cargar durante todo el camino influye negativamente sobre los ligamentos, y si nos torcemos el tobillo durante la marcha, el sobrepeso puede agravar la lesión y convertir el esguince Grado I (leve) en un esguince de Grado II (grave).

 



   
    





   También debemos destacar como lesión habitual durante el Camino la ARTRITIS TRAUMÁTICA en miembros inferiores. Los descensos prolongados son los culpables del cuadro doloroso que aparece a causa de los microtraumatismos (o pequeñas roturas) que se van a originar en las rodillas. Si además de ser un descenso prolongado, llevamos la mochila demasiado cargada esto va a contribuir a que la lesión sea más grave. Una manera de prevenir esta artritis traumática va a ser programando con tiempo etapas más cortas y preparando nuestra mochila de forma que llevemos solo lo imprescindible.

    Espero que os haya gustado esta segunda entrada sobre algo tan importante como son las lesiones que podemos sufrir una vez que iniciemos el Camino de Santiago. Eso sí, espero que si os animáis a emprender esta aventura toméis las precauciones convenientes y os preparéis con tiempo para poder evitar o al menos retrasar la aparición de estas lesiones.

¡Hasta pronto!


lunes, 23 de enero de 2012

UN CAMINO SALUDABLE (I)

   Cualquier época del año es buena para superar este reto en forma de kilómetros que tantas y tantas personas han recorrido desde hace mucho tiempo atrás. Lo que no podemos pasar por alto es que para poder superarlo de forma saludable debemos tener una gran preparación física antes y durante esta prueba de esfuerzo, de constancia y de voluntad. Como habréis imaginado estoy hablando del Camino de Santiago y en esta nueva entrada os mostraré los tips o consejos más esenciales para poder llevar a cabo un camino de lo más saludable.

                                     
PREPARACIÓN PREVIA AL CAMINO
  • Debemos comenzar realizando paseos diarios a un ritmo que nos sea lo más cómodo posible y a poder ser, sobre terrenos pedregosos o de montaña, en los que encontremos una dificultad similar a la que nos vamos a encontrar durante cada etapa del recorrido: cuestas, zonas resbaladizas, etc. Una vez que tengamos el cuerpo hecho a estos paseos, iremos aumentando el tiempo de recorrido, la dificultad y el ritmo, para ir incrementando de esta manera nuestra forma física consecutivamente.  


          IMPORTANTE: Nunca nos debemos olvidar al comenzar cada entrenamiento previo realizar un calentamiento general movilizando todas las articulaciones implicadas en el paseo (cuello, hombros, caderas, rodillas y tobillos) y al finalizar realizaremos también estiramientos (gemelos, cuadriceps, isquiotibiales, etc) para evitar así sobrecargas o contracturas musculares.
  • A medida que se vaya acercando la fecha de inicio de la ruta deberemos incorporar a nuestros paseos de entrenamiento la mochila que nos acompañará durante cada etapa en nuestro camino. En este caso le pondremos un poco de peso para acostumbrarnos a ella. Una vez que preparemos la mochila para iniciar el camino debemos tener en cuenta que debe pesar el 10% de nuestro peso corporal, es decir, solo llevaremos con nosotros lo imprescindible.

     IMPORTANTE: Debemos ajustar bien nuestra mochila de forma que no se cargue todo el peso en la espalda provocando lesiones innecesarias, sino que recaiga sobre las piernas. Aflojando las cintas que colgamos en los hombros colocamos a la altura del hueso de la pelvis la cinta que tenemos a la altura de la cintura y apretamos fuerte. Una vez colocada, ajustaremos las cintas de los hombros pero sin tensarlas.
  • Para el calzado se aconseja utilizar botas que sean cómodas, transpirables y que nos sujeten bien el tobillo. Es importante que no estrenemos las botas durante el camino, ya que así nos libraremos de tener que aguantar rozaduras y ampollas inesperadas y que pueden hacer de cada etapa todo un infierno. En periodos de descanso es recomendable utilizar zapatillas cómodas para que descansen los pies.
      
  • Cómo último consejo, pero no por eso menos importante, tenemos que mantener una buena hidratación a lo largo de cada etapa. Con el gran esfuerzo físico que cada ruta requiere, nuestro cuerpo va a perder mucho líquido en forma de sudor y debemos ir reponiendo esta pérdida de líquido siempre que podamos. Además un buen aporte de agua va a mantener nuestros músculos hidratados y a su vez tendrán la elasticidad necesaria para poder evitar posibles lesiones durante el camino.
 Espero que os haya gustado esta entrada y que si tenéis planeado realizar el Camino de Santiago proximamente, tengáis en cuenta estos pequeños consejos que os serán de gran utilidad.

                                   
¡Os espero en la próxima entrada!

 (Continuará....."Lesiones habituales durante el Camino de Santiago y cómo prevenirlas")

lunes, 2 de enero de 2012

FELIZ 2012

Desearos con esta nueva entrada que os venga un 2012 lleno de cosas buenas, de trabajo y sobre todo de salud. Y hablando de salud...se que he estado un tiempo un poco ausente y os pido disculpas por ello, pero quiero que sepais que en este año que acaba de entrar vengo con muchas ganas de ayudaros y con muchos consejos saludables preparados para todos/as aquellos/as que no habeis dejado de seguirme y que valorais este trabajo que hago por vosotros día a día.

¡Un millón de gracias!

Hasta la próxima entrada.

jueves, 24 de noviembre de 2011

"LOS FISIOTERAPEUTAS, LOS MÁS FELICES"

Hoy revisando un poco la actualidad en algunas ediciones digitales de periódicos  me han sorprendido titulares como...."¿Quiere ser feliz? Hágase sacerdote, bombero o fisioterapeuta" ... o....."Los fisioterapeutas, los más felices". Adentrandome un poco más en esta noticia he descubierto que la Universidad de Chicago ha hecho un estudio sobre los 10 trabajos que más felices nos hacen y como veis entre los tres primeros se encuentra la fisioterapia. El oro se lo llevan los sacerdotes, la plata los bomberos y el bronce nos lo llevamos los fisioterapeutas.
  
  


Soy de la opinión de que si trabajas en algo por lo que sientes admiración, ganas de aprender cada día más y es lo que te gusta, estoy segura de que con ese trabajo serás la persona más feliz, sea cual sea la profesión a la que te dediques.

Considero que la fisioterapia es una profesión que te hace feliz porque es un claro ejemplo de dar y recibir: El fisioterapeuta ayuda a la gente dándole una solución a sus dolencias, ofreciéndole una forma de prevenir sus lesiones, todo esto acompañado de cariño, profesionalidad, ética en el trabajo diario y respeto hacia sus pacientes.
A cambio, cada fisioterapeuta recibe de su paciente la satisfacción de sentir que con poco que hagan, aunque solo sea mantener una actitud de escucha y comprensión hacia sus problemas, ya pueden hacer felices a las personas que trata en su día a día. También recibe el cariño que te puede dar alguien que se siente agradecido por todo lo que has hecho por él y por haber conseguido aliviarle ese dolor que tanto le afectaba.

 En mis 4 años de experiencia profesional puedo decir que el trabajo me ha dado la felicidad, ya que he tratado con personas que me necesitaban y yo a su vez las necesitaba a ellas para sentirme plena y realizada en mi trabajo. Nunca dejaré de pensar que los fisioterapeutas tenemos ese algo especial en nuestro interior que nos hace que cubramos perfectamente ese molde que cada paciente requiere y como me dijo en su momento uno de mis profesores de la carrera..."Siempre que entreis en vuestro centro de trabajo, vuestros problemas se quedan de puertas para fuera, porque dentro seguro que habrá personas con problemas mucho peores que los vuestros y debeis comprenderlos y sobre todo ayudarlos"

Así que comparto completamente lo que nos muestra este estudio tan interesante.
Os lo dice una fisioterapeuta FELIZ.




¡Hasta la próxima entrada!

lunes, 21 de noviembre de 2011

TENDINITIS

  La tendinitis consiste en la inflamación o hinchazón de un tendón. Esta lesión suele aparecer normalmente por sobrecarga del músculo ya que la principal función de los tendones es la de unir el músculo al hueso y al estar este músculo sobrecargado, éste va a ejercer una tensión excesiva sobre el tendón, provocando dicha inflamación sobre la inserción en el hueso.
Otra de las causas además de la sobrecarga muscular, va a ser la edad. A medida que envejecemos los tendones van a ir perdiendo elasticidad y al ser menos elásticos vuelve a ocurrir este fenómeno
(Aumento de la tensión  - Inflamación)


    El síntoma protagonista en esta lesión va a ser un fuerte dolor a lo largo del tendón, cercano a la articulación, que empeora de noche o cuando realizamos una actividad más agotadora de lo normal. Es de suma importancia saber que una tendinitis mal curada nos puede acarrear una recidiva, es decir que los síntomas pueden reaparecer.
Las articulaciones que sufren con más frecuencia esta lesión van a ser el CODO (Tendinitis epicondílea o epicondilitis, también llamada "codo de tenista"), en el HOMBRO (tendinitis del supraespinoso) y la MUÑECA.




  • Formas de Prevención:
                - Si hemos padecido esta lesión:  Seguiremos el tratamiento prescrito fiel a las indicaciones de nuestro fisiotrapeuta. Es importante además respetar los tiempos de reposo, en el que mantendremos la articulación sostenida mediante una órtesis de reposo y dependiendo de la evolución del paciente podremos acortar o alargar el tiempo del mismo (aprox. 15 días). Si la lesión se produce por sobrecarga muscular, se aconseja disminuir la intensidad o la fuerza con la que realizamos nuestro trabajo día a día.

                - Si no hemos padecido esta lesión anteriormente: Debemos evitar los movimientos repetitivos y sobrecargas musculares que nos terminen provocando una tendinitis. Además debemos mantener los músculos fuertes y flexibles (es bueno realizar estiramientos siempre que se ejercite la musculatura) y llevar a cabo un calentamiento previo al ejercicio o antes de realizar una actividad que sepamos que va a suponer un sobreesfuerzo.

                           

       
          ¡Hasta la próxima entrada!